Bruce Springsteen en Barcelona

Bruce Springsteen Barcelona
Como anunció tras el concierto que dió el otro día en Madrid, el Bruce Springsteen vendrá a Barcelona el 19 de julio y ayer salieron a la venta las entradas.

Como siempre, para conseguir las entradas para ver a Bruce y a la E Street Band, hay dos opciones: Oir el pitido de comunicando de un teléfono, o bien, ver una web que diga que el sistema está saturado. Pero somos o no somos fans del Boss? Así que me pasé todo el día viendo esa fantástica web hasta que me dí por vencido…

…aunque a eso de las 9 de la noche (lleva desde las 9 de la mañana con el tema) y con nada que perder, volví a intentarlo y “oh! sorpresa! Ya tengo el regalo de Navidad para mi pareja!”

Así que ya sabéis:

  1. El día 19 de julio lo tengo ocupado (ocupadísimo!)
  2. Sabremos si mi pareja me lee (se admiten apuestas)
Personal , , ,

1 response to Bruce Springsteen en Barcelona


  1. “Lawrence Kirsch, fotógrafo canadiense, mordió la fruta prohibida a finales de 1975, cuando compró dos entradas para ver a Bruce Springsteen y la E Street Band en el Place des Arts de Montreal. Cuestionado al respecto, aclara: «En el 75 yo no era un gran fan de Springsteen, me tiraban más Bob Dylan, David Bowie o los Rolling Stones. Aquella noche, cuando apagaron las luces, olvidé todo e inicié mi viaje con Bruce y con Roy Bittan (pianista de la E Street). Arrancaron con una versión acústica de Thunder Road. Nunca había sido testigo de una apertura de concierto tan sencilla y, sin embargo, tan efectiva y apasionada. Bruce cantaba con tanta convicción que parecía revivir sus temas. El concierto duró tres horas, mucho más que cualquiera que yo hubiera visto antes, y al final la audiencia estaba exahusta. Abandonamos el teatro sabiendo que habíamos visto algo especial».
    Treinta y tres años, y setenta conciertos de Springsteen más tarde, Kirsch publica (mejor reedita: la primera edición, limitadísima, se agotó hace meses, al poco de salir) For You. Ofrece testimonios de cientos de seguidores del de Nueva Jersey contados en primera persona. Sus vivencias alumbran toda una épica. Van de la anécdota descacharrante al bosquejo de una vida enroscada en torno a la música. Demiurgo, socio, compañero y maestro, Springsteen proyecta entre sus seguidores una imagen atípica. Trasciende su papel asignado (megaestrella) y se transforma en algo más, tal vez el buen pastor que consuela sin arengar, cronista implacable del sueño americano y sus desvelos.

    Convocados por Kirsch para enviar textos y fotografías, los seguidores respondieron con entusiasmo. Había que documentar décadas de conciertos masivos y secretos, de los estadios de fútbol a los bares donde a veces, muchas, Springsteen rocanrolea hasta la madrugada, explicar porque se trata de uno de los dos o tres artistas más pirateados de la historia, contar, como hace Kirsch, porque «Springsteen nos da esperanza. Si se limitara a entretenernos, sería estupendo. Pero hace más, ha contribuido a nuestra educación, nos pide mantener la mente abierta y receptiva hacia los problemas sociales y (desde 2004) la situación política de los Estados Unidos. Algunos fans no están de acuerdo con éste último aspecto, pero es su problema». Kirsch, él mismo uno de tantos tramps (vagabundos, por Born to run) que planean sus vacaciones con la idea de ver tantos conciertos de Springsteen como sea posible, apostó todo en For You, dispuesto a colocar el espejo en el lado contrario.

    Arrancas For You inquieto, fascinado con sus fotografías y, sí, temoroso por la perspectiva de un aluvión de cartas del tipo Bruce salvó mi vida y blablablá, y vale, bueno, algunos mensajes turban por ingenuos, pero en el cómputo final pesan infinitamente más las increíbles historias de gente corriente y los nudos que el mejor arte sugiere, haciendo de la ecuación música/biografía fascinante sucesión de lágrimas, risas, polvo y sudor, besos y estrellas, que viaja de lo divertido a lo mágico sin derrapar en el misticismo barato. For you, al cabo, termina por ser un canto de amor, pero no el previsto desde la trinchera cínica. Gozoso, vibrante, lírico y poético, demuestra que si bien «lo más difícil es conservar tu idealismo tras perder la inocencia» (Springsteen dixit), siempre nos quedará la música (nuestro París de Fenders).www.Foryoubruce.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *